Responsabilidad

Llamamos responsabilidad a la capacidad de reconocer y aceptar las consecuencias de los actos que ejecutamos libremente. Esta responsabilidad abarca no solo los efectos inmediatos de nuestros actos sino también los efectos secundarios en la medida en que estos sean razonablemente previsibles.

Algunos ejemplos en los que aplicamos la responsabilidad:

Cumplimiento de los compromisos adquiridos

Para lograr la rentabilidad, el primer paso es cumplir los compromisos adquiridos. Esto incluye entregar el trabajo a tiempo y con calidad, reconocer a quienes lo hacen y amonestar a los que no lo hacen.

Calidad de nuestros productos y servicios

Tanto lo que producimos como los servicios que prestamos están sujetos a controles de calidad a fin de satisfacer las especificaciones y necesidades de nuestros clientes. La calidad es una muestra de responsabilidad porque implica que tomamos las medidas necesarias para minimizar los posibles errores o defectos. Este compromiso con la calidad está respaldado por el cumplimiento de las normas respectivas.

He detectado que un producto o servicio entregado a un cliente no cumple con las especificaciones de calidad acordadas ¿Qué debo hacer?

Deberás reportarlo al superior del área de la cual provee el producto o servicio, con el objetivo de remediar la situación y minimizar errores o defectos futuros.

Menu